Honda BR-V: Una multi-proposito con mucho estilo

La ya conocida Honda BR-V en su versión 2020 sigue siendo una muy buena apuesta para las familias que busquen practicidad y economía.

La actualización 2020 de Honda BR-V llega con cambios en detalles más en interior que en exterior. Tiene una nueva antena tipo tiburón, facias y defensas más “deportivas”, nueva parrilla con detalles en cromo, nuevo adorno cromado en las luces de niebla, y rines de aluminio de 16 pulgadas.

Honda BR-V

De igual manera, sigue manteniendo tanto su esencia de vehículo multi-propósito, como su motorización de 1.5 litros con caja CVT. Destaca a primera vista por su tercera fila, su buena altura y un look and feel muy agradable. 

El diseño interior genera sentimientos encontrados. Al abrirla, vemos que tanto la puerta como los asientos tiene un contraste de materiales y colores que lo hace bastante agradable. En nuestro caso, un contraste de negro con morado con mucha personalidad nos hizo sentir que había un toque de sofisticación. La imitación de piel con notorias costuras en asientos lo hace muy agradable al igual que la verdadera piel en volante como en palanca de cambios, que por cierto tiene forma de bola de béisbol por las costuras. Se siento bien al tacto.  

Honda BR-V

Algunos plásticos como los del tablero central no son tan atractivos al tacto, pero para el ojo promedio están aceptables. Se compensa con algunos detallistas en piano black, aluminio y una que otra textura interesante. 

La experiencia del interior es muy buena en general, pero como todo, tiene detalles a mejorar. El mejor ejemplo de esto es el sistema de info-entretenimiento, una pantalla touch de siete pulgadas con tres botones análogos, pero ninguno para volumen (si queremos subir el volumen tenemos que ir a Home), y, de todas maneras, no es tan sensible al tacto haciendo que se requiera presión adicional en los toques.

Honda BR-V

La palanca de cambios no cuenta con iluminación. Acciones tan simples como poner Reversa pueden tomar algo de tiempo si es de noche y tenemos que prender la luz de la cabina principal para saber en que posición esta la palanca. 

Sin embrago, también se reconoce que esta muy bien armado, y aunque la insonorización se puede mejorar para que no escuchar tan fuerte el motor, no se escuchan ruidos de ensamblaje. Cuenta con espacios de almacenamiento por doquier, una buena cámara de reversa que da una proporción justa del espacio posterior y comandos en el volante. 

Honda BR-V

La posición de manejo de la Honda BR-V deja una extraña sensación. Realmente no encontré una en la que me sintiera plenamente cómoda. El asiento sólo cuenta con un ajuste en horizontal, no se puede ajustar altura. No es mala, pero podría ser mejor. 

En cuestión de manejo, la Honda BR-V nos da también justo lo que es. La suspensión es suave, no se siente rígida ni dura. La altura favorece bastante a la hora de superar los baches. La dirección también es suave y confiable.  El motor intenta dar lo mejor de sí. En subidas se queda un poco y para rebases no es la más ágil, pero en la ciudad cumple con todo para ser un excelente desempeño. Si queremos ponerle algo más de fuerza a la marcha podemos activar el modo Sport y en subidas la opción “L” puede ser de gran ayuda al igual que un poco de paciencia.

Honda BR-V

El desempeño es más para las rutinas diarias de la ciudad, más que para largos viajes en carretera. De todas maneras, puede lograr un buen consumo. 

La tercera fila destaca bastante y es gran punto a favor en la Honda BR-V. Tiene acceso por cualquiera de los costados de la camioneta ya que la segunda fila se dobla por completo. Segunda y tercera fila cuenta con aire acondicionado independiente de la cabina central y sorprende con el espacio para las piernas, sobre todo la segunda fila. La tercera fila puede acomodar personas no tan altas o niños por un periodo de tiempo corto.  Si no se quiere utilizar esta fila posterior de asientos, se puede doblar y ampliar la zona de equipaje 

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí