KIA FORTE GT, UN HATCH CON ACTITUD

No es un deportivo, es un muy bien equipado, rápido, divertido y bien hecho hatchback coreano que nos pintó una sonrisa en la cara.

Kia Forte GT

El Forte GT, a pesar de portar con honores la más alta insignia de la marca, no es un deportivo del todo, es un auto bien descrito en la introducción y que llega a hacer ruido entre los hatchback compactos y los hothatch de alto rendimiento. Ahí, donde las versiones normales de Golf, León, Focus, Impreza, Civic, Mazda3 y 308 no llegan en potencia, pero por debajo de un GTI, Cupra, ST, WRX, Type R y 308 GT, justo ahí llega el nuevo Kia Forte GT HB con motor turbo.

UN COREANO DE COREA

Sí, a pesar de que el Forte sedán se fabrica en Pesquería, Nuevo León, este hatchback llega desde Corea del Sur porque la planta regia está a tope con la producción del exitoso sedán, el modelo más vendido de la marca en México. Es curioso, pues en nuestro país se fabrica esta misma versión GT en carrocería sedán, pero sólo para EEUU y Canadá, por lo que de momento el nivel GT en México será exclusivo para el hatchback.

No es un auto tan diferente del sedán que conocimos hace apenas seis meses, de hecho, desde el frente y hasta el poste B es idéntico, excepto por la parrilla de panal con detalles en rojo. Hacia atrás, el toldo presume una caída más dinámica que remata en un medallón bastante inclinado y una cajuela que incorpora un alerón donde termina el cristal, dándonos una ligera sensación de tratarse de un SUV compacto o un concepto como el del Jaguar i-Pace o del BMW Serie 3 GT. Sin embargo, el Forte GT no deja de ser un hatchback compacto hecho y derecho, y por donde se le mire, es todo un guapo.

LAS DIFERENCIAS

Por atrás sí que es diferente, pero para diferenciarse más se suman algunos emblemas externos, escape doble y los conocidos rines de aluminio de 17 pulgadas. Por dentro es idéntico al Forte sedán a excepción de un emblema retroluminiscente GT en el tablero, mismo que cambia de color junto con algunos detalles en las puertas sólo en la versión de caja automática, pues es la única que incorpora modos de manejo.

Adicional a esto, las mayores diferencias son: el motor, un 1.6 l turbo de 201 hp y 195 lb-pie de par. Se trata del mismo motor que monta el Soul Turbo, pero ahora puede ser emparejado con una caja manual de seis velocidades, o una automática de doble embrague de siete. Es con ésta última que se obtienen mejores aceleraciones y consumos, pero es con la manual con la que más nos divertimos. En conjunto puede hacer el 0-100 km/h 7.5 s con una máxima que llega a 215 km/h. Adicional a esto, las suspensiones del Forte GT son un tanto más firmes, sin llegar a ser deportivas e incómodas; es más bajo respecto al suelo; tiene discos delanteros de 305 mm que son muy buenos y difíciles de llevar al límite; y monta un esquema de suspensión trasera independiente muy bien puesta a punto. El Forte GT es más corto que el sedán y “pierde” más de 100 l de cajuela, pero gana en practicidad, imagen y desempeño dinámico.

RÁPIDO, PERO SIN PRISA

Sus 201 hp hace 10 años lo catalogarían como un hatchback deportivo, pero en épocas donde vemos este mismo segmento superar con creces los 300 hp, el Forte GT es una versión de alto desempeño y buen manejo, un auto divertido y ágil sin algunas desventajas de los deportivos como la incomodidad y el excesivo consumo de combustible.

Al volante es un auto ágil, y gracias a la incorporación de un turbo twin-scroll, prácticamente no hay retraso en la entrega de potencia, aunque aceleremos a fondo desde ceros. El pequeño 1.6 funciona de maravilla desde las 1,500 rpm y hasta las 4,500, donde se nota rápidamente la caída en la entrega de par, lo que nos obliga a más cambios de marcha a ritmos rápidos. Nos imaginamos perfecto un hipotético Forte GT S con el 2.0 l turbo del Stinger GT Line y sus 250 hp, muy al estilo de su primo el Hyundai Veloster N, pero eso sólo vive en nuestros sueños.

La dirección es precisa, las suspensiones son firmes, de buen filtrado en las imperfecciones del asfalto, y para nuestra sorpresa, bastante cómodas. Los frenos, sólo si en verdad abusamos de ellos pueden calentar el fluido y perder un poco de eficiencia, y se necesitará un abuso para llevar los discos al límite.

Nos encanta la suave y progresiva aceleración del 1.6 l turbo, pero es evidente que no es un deportivo. De hecho, sería un perfecto rival para el ahora extinto Seat León FR 1.8T, que ahora sólo se queda con el 1.4T de 150 hp. Aplomo en curvas, tanto de carreteras de montaña, como en rápidas de autopista, es un auto que se puede llevar con tranquilidad a ritmos muy rápidos y siempre con la sensación de que estamos en un lugar seguro y bajo control.

GAMSAHABNIDA

El Forte de nueva generación ya nos tiene muy contentos. Es un auto de calidad, con precios competitivos, buen nivel de equipamiento y manejo. Pero el nuevo Forte GT va un paso más allá y nos entrega mejor dinamismo, una actitud más moderna y joven.

Quitando las versiones de flotilla que son más accesibles, la gama de precios y versiones del Kia Forte quedan así:

  • Sedán EX MT: 320,900 pesos
  • Sedán EX IVT: 335,900 pesos
  • Sedán GT Line MT: 368,900 pesos
  • Sedán GT Line IVT: 382,900 pesos
  • Sedán GT MT: 427,900 pesos
  • Sedán GT DCT: 447,900 pesos

Muy buen resultado, tan bueno que se antojan muchas más versiones turbo en el resto de la gama Kia, pero eso vendrá más adelante, pues parece que el próximo paso es un SUV de siete pasajeros que se ve de lujo. Un dato extra, el Kia Forte / Ceed es uno de los varios candiatos a los World Car Awards 2019, en el Autoshow de Ginebra sabremos si pasa a la lista de los finalistas.

Información oficial: Kia México, Forte HB

KIA FORTE GT, UN HATCH CON ACTITUD

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí