RENAULT KWID, LO MEJOR DE DOS MUNDOS

Una nueva opción urbana con pretensiones de SUV por menos de 200 mil pesos suena imposible, pero Renault Kwid parece decirnos lo contrario.

Renault Kwid

A poco más de 800 kilómetros de la Ciudad de México, desde el bello estado de Chiapas, “la” nueva Renault Kwid, llega como la apuesta de la marca francesa en el segmento de entrada (A), en donde comienza a competir con modelos como Fiat Mobi, Hyndai Grand i10 y Chevrolet Beat, entre otros. Ninguno es un SUV, pero Kwid pretende cambiar esa idea.

UN POCO DE HISTORIA

La primera aparición del Kwid fue como Concept Car en el Salón de Nueva Delhi en 2014. Año y medio después se desarrolló a partir de la nueva plataforma CMF de la alianza Renault – Nissan y se lanzó en India y mercados emergentes (al que iba dirigido), y para el 2017, comenzó su producción en Brasil con las adaptaciones necesarias para  cumplimiento de las nuevas exigencias de Mercosur.

A México llega con el concepto de ser el nuevo SUV de los vehículos subcompactos y como la mejor alternativa del segmento de entrada, y ciertamente, sus características y funcionamiento sí dan para eso. 18 cm de altura con respecto al piso le resultan al Kwid en un ángulo de entrada de 30 grados y 40 de salida, perfectos para la ciudad y para estar tranquilos con topes e insufribles salidas y entradas a estacionamientos que nos harían sudar con un vehículo menos alto.

No sólo destaca por su distancia al suelo, sino también en su interior, ya que cuenta con capacidad para cinco personas, 290 litros de cajuela, y con asientos traseros abatidos, lográ tener una capacidad de 1,100 litros; el mayor espacio del segmento. Otros temas de equipamiento que tambien lo hacen una interesante opción por el precio de entrada, es que todas las versiones tienen cuatro bolsas de aire, dos frontales para conductor y pasajero y dos laterales, frenos ABS, alerta de cinturón de seguridad y anclajes ISOFIX.

RENAULT KWID, UN SUV

Importado desde Brasil para el territorio mexicano, el diseño exterior de este hatchback elevado también nos permite darnos una clara idea del propósito de la marca al denominarla SUV. Cuenta con un frente robusto e imponente, acentos laterales y rines negros con toque deportivo que contrastan muy acetadamente con el naranja ocre de su presentación. Para los que lo quieran comprar así en agencias, desafortunadamente este color sólo estará disponible para la preventa en linea.

La ruta de manejo nos permitió probar este hatchback no sólo en carreteras planas sino también en carreteras de montaña. Aunque el auto tiene una capacidad para cinco personas (un poco apretados) íbamos cuatro, pero entre todos seguramente rondábamos los 300 kilos. A pesar de este peso, el compacto con caja manual (única opción por ahora) con un tres cilindros de 1.0 l, 66 hp y 69 libras pie de par, con una transmisión de cinco velocidades, nos da la posibilidad del alcanzar una velocidad maxima de 175 km/h. Los dos primeros cambios son bastante cortos, pero se compensa con la gran maniobrabilidad que se consigue con tercera y cuarta, y su dirección eléctrica asistida con notable precisión. Adicionalmente y para completar con esos detallitos que marcan la diferencia, cuenta con cierre automático con sensores de velocidad (20km/h), asistente de cambios Gear Shift en todas las versiones, faros de niebla y un sistema de infoentretenimiento bastante completo.

BIEN Y DE BUENAS

La economía es otro punto a favor de Renault Kwid. Su autonomía combinada es de 20.9 km/l (17.6 km/l en ciudad y 26.9 km/l en carretera), poniéndolo en ventaja con sus competidores. Adicional, cuenta con el sistema Driving Eco (ya integrado en los otros modelos de Renault) que te ayuda a mejorar tu conducción ecológica para ahorrar en el consumo de combustible.

Es cuestión de conectividad, Renault Kwid integra en sus dos versiones más equipadas (Iconi y Outsider) una pantalla táctil a color de siete pulgadas, un tamaño bastante apropiado para la cabina, que cuenta con radio, MP3, AUX, una entrada a USB y Bluetooth. Para los fanáticos de los smarthphones y que ya tienen configurados todos sus favoritos, es una gran ventaja que el sistema integre Apple Carplay, al conectar el dispositivo iOS por USB, o para Android, descargando una app. El Renault Kwid es la apuesta de Renault para tener más presencia de marca en un segmento en el que había estado ausente y que responde principalmente a la buena relación precio-beneficio de sus productos. En este caso, Kwid lo logra. El precio de versión de entrada llamada Intens es de $164,900, seguido por la Iconic de $179,900; y finalmente la Outsider de $199,900.

Más información: Renault México / Kwid

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí