Volkswagen Virtus, justo para regreso a clases 

En un interesante movimiento, Volkswagen nos trae el Virtus, otro modelo más de Brasil con tamaño de compacto, pero de apellido subcompacto.

Volkswagen Virtus

Esperábamos el Volkswagen Virtus hace años, pues en su natal Brasil, Virtus ya lleva dos años comercializándose con ventas acumuladas de más de 40 mil unidades. Nunca fue planteado como tal como un reemplazo del Vento. Muy pocas marcas en el mercado se pueden dar el gusto de tener dos modelos en cada segmento de entrada.

Abajo, comienzan con el Gol seguido del Polo, y en las versiones sedán, el Vento seguido del Virtus. Todos, los cuatro autos, son subcompactos con la intensión de llegar a clientes que buscan la gama más accesible de la marca alemana, pero que casualmente son en su mayoría autos brasileños.

Volkswagen Virtus
Es más grande y espacioso que la generación pasada de Jetta, por lo que técnicamente debería calificar como un compacto.

Así se bajan costos en la marca, trayendo sus modelos más económicos de las plantas más cercanas posible, y el caso de Volkswagen Virtus no es excepción. La manufactura brasileña sigue siendo la misma, no esperemos que de la noche a la mañana los cariocas hagan modelos con los estándares de Wolfsburg.

Plásticos duros, ensambles no perfectos y acabados simplones son la constante brasileña en Virtus, pero eso no los hace malos. A veces se prioriza la durabilidad a la apariencia y eso, a fin de cuentas, es en pro del consumidor. Sin embargo, un interesante nivel de equipamiento y niveles de seguridad más que respetables, hacen que volteemos a ver a Virtus al menos como una opción interesante.

El endeble soporte para el teléfono en el tablero puede ser muy útil, pero su puerto USB no es compatible con Apple Carplay o Andoid Auto, hay que usar el puerto de la pantalla central para eso.

Jetta JR

El resultado exterior es bastante atractivo. Y te dejaremos a ti juzgar, pero a nosotros nos parece que da continuidad al lenguaje de diseño de los sedanes de VW, desde Vento hasta Passat, y de paso se asemeja muchísimo al Jetta, al menos por la parte trasera.

Hay detalles que destacan como luces DRL LED, que le dan una identidad muy particular, o la línea de la parrilla que continúa hacia adentro de los faros como en un Polo GTI, aunque en color negro, por lo que no se notan, pero nos dejan preparados para futuras versiones más equipadas y deportivas. Quizá un Virtus GLI será lógico y natural en el futuro.

De cierta forma Volkswagen Virtus comparte alma con Jetta. La plataforma es en esencia la misma, MQB, pero en Virtus se utiliza la variante A0, misma del Ibiza, Arona, A1 y Polo europeo, entre otros. La gran ventaja de esto es la gran rigidez estructural, la seguridad pasiva contra impactos y la buena puesta a punto del bastidor final, lo que se traduce en un manejo destacable para el segmento.

Ni muy muy, ni tan tan

Virtus es brasileño y económico, eso está claro, pero eso no lo hace malo. El motor sí que es un veterano 1.6 atmosférico con una pulidita aquí y allá, pero más que los 5 hp extra, lo bueno de este propulsor es el nivel de desarrollo y calidad de manufactura acumulada, lo que significa que es muy confiable.

Volkswagen Virtus
El motor 1.6 parte del mismo que conocemos hace años, pero con actualizaciones que le hacen gastar menos y ser más potente.

Eso sí, acelerar a fondo y esperar sensaciones deportivas no sucederá jamás. Se siente lento, y en alturas como las de CDMX y más arriba, le costará respirar. En nuestras pruebas lo llevamos hasta los 3,800 msnm y jamás pudimos pasar de segunda velocidad, llevándolo casi al límite del tacómetro para no perder ritmo.

Si le exigimos al acelerador, tardará en llegar a la velocidad que deseemos y gastará de más, pero si somos conservadores con el pie derecho, será atractivamente ahorrador. Es más un transporte amplio y cómodo de “A” a “B”, que un brioso corcel.

Volkswagen Virtus

A todo esto, la gran distancia entre ejes y la maravillosa plataforma ayudan a que sea muy estable a altas velocidades y en pasos por curva. En nuestras pruebas en carreteras de montaña demostró un aplomo y confiabilidad que nos fascinó, además que por mucho que les exigimos a los frenos aun con los veteranísimos tambores traseros, jamás se fatigaron.

¿Suspensión? Cómoda pero algo limitada de recorridos. Lo que sí nos sorprende es cómo grupo VAG sigue afinando al límite los ejes semi independientes traseros, tanto que a veces no extrañamos suspensiones multi link.

¿Se lo comprarías a tu hijo?

Sí, el Volkswagen Virtus es atractivo, muy amplio, y puede ser económico, pero sobre todo es un auto seguro. Para muchos será un Jetta accesible, aunque la diferencia de precios, desde nuestra perspectiva, amerita mejor dar el brinco al sedán mexicano. Sabemos que en ese nicho de precios 30 mil pesos hacen toda la diferencia, y si lo que buscas está en este margen, no es mala opción.

Plásticos baratos (no malos), detalles de calidad a mejorar y un estilo de hacer autos que se siente veterano serán nuestro día a día, pero Virtus hace honor a su nombre y tiene también mucho a su favor y vale la pena.

FICHA TÉCNICA

Motor: L4, 1.6 l, 110 hp
Transmisión:Manual de 5 o automática de 6 velocidadestracción delantera
Desempeño
Vel. Máx. 191 km/h, 0-100 km/h: 10.2 s
Rendimiento:16.4 km/l, tanque: 50 l, autonomía 820 km
Neumáticos:205/55 r16
Seguridad:Cuatro bolsas de aire, ABS, EBD, ESC, ASR, MSR, EDS Y HHC
Gama de precios:De 275,990 a 295,990 MXN
Unidad probada:Tiptronic: 295,990 MXN

Información oficial del fabricante: Volkswagen México

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí