El nombre de familia del modelo es Fiat 500 Abarth Edición Especial Tributo a México 2019, uno de los nombres más largos para uno de los autos más pequeños del mercado.

Son ya 10 años desde que manejamos este rabioso subcompacto por primera vez en el famoso infierno verde. Aquella vez aún sin haber llegado a México, el Abarth Esse Esse europeo era lo que más adelante se convertiría en la versión deportiva (y mexicana) de este popular subcompacto.

Fiat 500 Abarth

Esta edición es especial por muchas razones, pero la más importante es que hace los honores de ser la última edición fabricada de este pequeño deportivo en la planta de GM de Toluca, Estado de México. Mas adelante es probable que lo veamos llegar de otra de las tantas plantas de FCA alrededor del mundo, pero aún no es seguro.

Para decir adiós, el Fiat 500 Abarth Edición Especial Tributo a México estará disponible únicamente en tres colores de carrocería: Verde Metálico, Rojo Brillante y Blanco Perla, y para hacerlo aún más exclusivo, serán sólo 37 unidades las disponibles para decirle adiós al carismático modelo italo mexicano.

Para distinguirse de entre los demás 500 e incluso de los otros 500 Abarth, a los clientes se les entregará una caja con un certificado con el número de VIN del coche que acredita la edición especial.

Fuera de esto, el sub compacto deportivo es el mismo pequeño rebelde que hemos conocido en diversas ocasiones, que en muy pocos metros encapsula un motor rabioso de 160 hp con caja manual o automática y uno de los escapes mejor afinados del mundo.

En realidad, es buen momento para decir adiós a un clásico de Fiat, pues con tantos años a sus espaldas, el auto no es malo, pero ya se siente veterano, sobre todo comparándolo con lo más nuevo en su segmento. Lo que jamás se hará viejo es el adictivo sonido del escape, que ronronea como Pavarotti haciendo gárgaras con Chianti, dirigido por el mismísimo Enzo Ferrari.

Acelerar en el 500 Abarth es adictivo y nos puede hacer gastar combustible de más sin necesariamente ir tan rápido, pero querremos llevar al límite el tacómetro cada que veamos una recta libre frente a nosotros sólo por escuchar gritar al pequeño L4 turbo de apenas 1.4 l.

Los frenos están más que a la medida de este gelato de peperoncino, y en conjunto con todos los asistentes estándar de seguridad y siete bolsas de aire, hacen del este 500 Abarth uno de los más seguros subcompactos a pesar de sus dimensiones.

Por 469,900 con caja manual de cinco velocidades o 499,900 por la automática de seis, el Fiat 500 Abarth Edición Especial Tributo a México se antoja para auto de colección, de esos que si cuidamos bien podamos ver en concursos de elegancia dentro de 30 o 40 años como una de las ediciones más exclusivas de este modelo.

Información oficial de la marca: Fiat 500 Abarth Tributo a México

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí