Hyundai Grand i10 2021, grande entre pequeños

El chiquitín favorito de Hyundai se renueva con una imagen moderna y amigable, equipamiento más actual e interiores muy propositivos.

La tercera generación del Hyundai Grand i10 2021 no podía llegar en mejor momento. En espera de varios nuevos modelos de la marca coreana, sin lugar a dudas, éste uno de los más relevantes.

Hyundai Grand i10 2021 Antes y ahora
Segunda y tercera generación de Hyundai Grand i10

Esta renovación llega al segmento de los subcompactos, donde más opciones, marcas y ventas hay en nuestro mercado. La lista de competidores es larguísima. Quizá el que más se asemeja por concepto es Chevrolet Beat con sus dos carrocerías.

La mejora y los cambios generales son evidentes respecto a la generación saliente. Más allá de verse fresco, mejoran calidad, ensambles, materiales y acabados.

El amor entra por los ojos

El diseño es resultado del gran trabajo del equipo de diseño liderado por Luc Donckerwolke, ex jefe de diseño de Hyundai. Antes estuvo en Seat y Lamborghini, por mencionar algunos. Se ve muy bien, pero sobre todo hereda el lenguaje visual de otros modelos de la marca. Hace lógica y se pone al día.

La moda del techo flotante con el poste C en color negro llega al Hyundai Grand i10 2021; no sólo en el hatchback, sino también en el sedán. De cierta forma esta novedosa característica le queda mejor al hatchback. En un ánimo de ahorrar en costos, el sedán usa la mayoría de las piezas de carrocería del HB y sólo incorpora la cajuela. Bien resuelta, pero no tan guapo como su hermano más corto.

Por dentro, la historia de plásticos duros pero bien armados continúa como en la generación anterior. Hay mucha calidad de materiales y buenos ensambles. Sobre todo destacan los detalles de diseño, desde la elección de colores, hasta las texturas y patrones replicados por todos lados. En casi toda la gama de versiones (10) tendremos interiores claros, a veces con piezas en contraste. El interior negro con detalles verde está reservado para el HB NS, por el que también hay que desembolsar más dinero.

Las pocas diferencias de equipamiento respecto a la generación previa incluyen nuevos cuadros de instrumentos parcialmente digitalizados; y un nuevo centro de infoentretenimiento compatible con Apple Carplay y Andoid Auto. Se siente mucho más moderno, pero nos limitaron en seguridad y lo dejaron con las mimas dos bolsas de aire y frenos ABS. Hace falta mejorar en este rubro.

Mecánica veterana

Más sabe el diablo por viejo, que por diablo, dice el dicho. Así, este motor es muy sabio. No es viejo o malo, por el contrario, es una planta de poder bastante conocida, confiable y hasta ahorradora. Sin embargo, hay otras motorizaciones que también se antojan y que están disponibles en otros mercados, incluidos motores diésel y tricilíndricos turbo. Nada de eso llega a México.

Nos quedamos con el mismo 1.2 l, pero ahora con 83 hp, (tres menos), caja manual de cinco velocidades o una automática de cuatro. Esta segunda opción de transmisión no es mala, pero sí muy lenta. Se trata de una caja manual robotizada en lugar de una automática de convertidor de par. Es más “simple” y barata, pero aún así no nuestra transmisión favorita.

La plataforma de construcción es una evolución de la anterior, pero con mayor distancia entre ejes, longitud y anchura. El resultado es muy similar al manejo de la segunda generación: fácil, predictivo y noble.

Al volante, el motor entrega muy bien sus apenas 83 hp si le exigimos, incluso a la altura de CDMX. La caja manual está bien escalonada; pero la automática tiene relaciones súper largas, curiosamente pensadas en ahorro más que en desempeño. Los frenos reaccionan bien, al menos en sensaciones iniciales, mientras que la dirección, a pesar de tener asistencia eléctrica, es un poco más rígida de lo esperado para el segmento.

Una balance favorable

El competidísimo mundo de los subcompactos tiene un nuevo rival bastante interesante; y aunque parezca que es un auto simple y con “carencias”, la calidad esta ahí. Es un pequeñín muy disfrutable tanto de ver, de manejar como de habitar.

Es cierto que con un mundo de ofertas en equipamiento y seguridad hay otras opciones, área de mejora aquí. Pero este pequeño Hyundai Grand i10 2021 pasó rápido a nuestra lista de subcompactos favoritos, pues el producto, de forma global, es muy bueno.

FICHA TÉCNICA

Motor: L4, 1.2 l, 83 hp
Transmisión: Manual de 5 velocidades o AT de 4, tracción delantera
Desempeño: Vel. Máx. 171 km/h, 0-100 km/h: 12.6 s
Rendimiento: 19.3 km/l, tanque: 37 l, autonomía 714 km
Neumáticos: 175/60 R15
Seguridad: Dos bolsas de aire, ABS y EBD
Gama de precios: De 199,400 a 280,400 MXN
Unidad probada: HB NS TM / Sedán GLS TA: 280,400 / 272,400 MXN

Información de la marca: Grand i10

Hyundai Grand i10 2021

Agradecemos el apoyo de Off Road México por su apoyo para la realización de esta prueba de manejo.

Off Road México

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí