Mazda 3 Turbo: Con Sabor a Premium

El tan anhelado regreso de un Mazda3 con motor turbo por fin sucedió; sin embargo, no llega con una perspectiva deportiva, sino apuntando alto con la vista en Alemania.

Tiempos aquellos en que Mazdaspeed era una línea establecida y aparentemente permanente dentro de Mazda, no sólo con los vehículos de competición sino desarrollando productos para el usuario final con un sabor radical. En particular, el tan añorado Mazdaspeed3, un hothatch de 265 hp y motor turbo que se dejó de fabricar hace siete años.

Hoy, Mazda3 ve el regreso de una variante con motor turbo, pero no puede ser más distinto a lo que conocimos hace 10 años. En aquella época se trataba de un verdadero deportivo, duro, con notable torque steer debido a la tracción delantera y frenos al nivel. El Mazda 3 Turbo llega en dos versiones de equipamiento en la parte alta de la gama y con mucho que contar al respecto.

Las diferencias

Mazda 3 Turbo

Esta versión reemplaza a tope de gama, es decir, tanto a GT como Signature sólo estarán disponibles con motor turbo y caja automática, pudiendo elegir una característica especial sólo para Signature: interiores en negro/rojo, combinación exclusiva para su color Gris Polimetal en carrocería, pintura también exclusiva para los dos modelos más equipados.
Fuera de eso, por fuera sólo lo podemos distinguir del resto de la gama por dos detalles, carcasas de los espejos en color negro y los emblemas AWD y TURBO en la tapa de la cajuela.

Mazda 3 Turbo

Por dentro, las diferencias están enfocadas en el equipamiento por versión, pero la caja manual de seis velocidades está reservada sólo para la versión de entrada, por lo que éste no podrá tenerla como sí la tuvo el Mazdaspeed3. Lo que sí enamora, además de estos exquisitos interiores en contraste, es la calidad del interior. Nada diferente del resto de la gama Mazda, pero justo por eso es que nos da una sensación de tratarse de un auto premium. Buenos materiales, acabados de primera, ensambles casi perfectos, vaya sólo el emblema nos recuerda que estamos en una marca de volumen y no una premium.

Mazda 3 Turbo

Mazda se ha esforzado mucho en afianzar su proyecto de hacer productos más premium (no la marca), y este auto, CX-30 y los que pronto veremos, son el perfecto ejemplo de este rumbo, algo similar a lo que también podemos encontrar en Honda y Peugeot, por mencionar algunos. Al volante, la posición de manejo es encantadora. Con todo a la mano, buena visibilidad y una comodidad sorprendente, sobre todo por la implementación de la filosofía human centric, donde todo gira alrededor del conductor. Los viajes largos serán placenteros, mientras que los recorridos en la ciudad serán súper cómodos.

Alma premium, no deportiva

Mazda 3 Turbo

El mayor secreto de esta nueva versión se esconde bajo el cofre. Ahí también podremos encontrar una diferencia, la tapa de plástico presume el emblema Skyactiv G Turbo. Se trata ni más ni menos que del mismo motor del Mazda3, un cuatro cilindros de 2.5 litros, pero con una buena lista de cambios que los hacen ir más allá. Este es el mismo motor turbo que vimos hace tiempo en CX-9, Mazda6 y CX-5, ahora también en Mazda3 y CX-30.

Para empezar, incorpora un turbo de geometría variable, con lo que es casi imperceptible el turbolag, acelerando de forma progresiva y muy plana. A este se le suma un complejo sistema de recirculación de gases de escape (EGR) que tiene sus orígenes en los motores diésel. El balance es un consumo de combustible apenas mayor que en el motor atmosférico a pesar de tener considerablemente mayor potencia.

El motor se acopla a una caja automática de seis velocidades de convertidor de par bastante normal y no más rápida que la de las otras versiones, de hecho es la misma. La potencia después llega a las cuatro ruedas a través del sistema i-ACTIV AWD sin diferencial central ni deportivos en cada eje, lo que lo coloca como un sistema pensado en mejorar en manejo seguro en caminos de poca adherencia como lluvia, lodo o nieve, no tanto para sacar mayor provecho en curvas rápidas.

Domando a la Bestia

Mazda 3 Turbo

No es ninguna bestia, a pesar de sus deliciosos 227 hp, este auto es suave y progresivo. Empuja bien y los cambios los hace con calma. Incluso si elegimos el modo sport desde el interruptor en la consola central, las diferencias son poco notorias, básicamente enfocadas en el mapa de la caja, manteniendo más revoluciones, las marchas inferiores y ya. No hay dirección dura, ni más potencia, ni suspensión ajustable, por lo que todo se traduce en poder acelerar un poco más pronto si le exigimos con el acelerador. Si aceleramos a fondo desde cero, los 100 km/h llegarán apenas por encima de los seis segundos, una cifra sorprendentemente similar a la del Golf GTI. Si seguimos acelerando, podremos ver los 215 km/h en el velocímetro como máxima, más que prudente para un auto de estas características.

Mazda 3 Turbo

Con una posición de manejo ideal, el Mazda3 nos apura a acelerar, sobre todo conociendo la potencia que tenemos disponible. Acelera bien, pero nada de infarto, lo que hace es mejorar mucho la respuesta respecto al motor atmosférico, sobre todo a la altura de la CDMX, donde el 2.5 l atmosférico se queda en torno a los 143 hp reales. Aquí sí que se
nota la ventaja de un turbo, sobre todo uno tan complejo y completo como este. La sensación es más similar a la de un turbo pequeño en marcas Premium, como aquellos de entrada en BMW, Audi o Mercedes, pero con un par motor mucho mejor y sin el tradicional turbolag típico de la mayoría de esos alemanes.

Comodidad en todo momento

Mazda 3 Turbo

Por su lado, la calidad de marcha es buenísima, es un auto cómodo que además se puede llevar a ritmos altos de velocidad con confianza, pero que en ciudad filtra bien las irregularidades. Claro que si le exigimos en carreteras secundarias como nos lo sugirieron nuestros amigos de Mazda, la suspensión tiende a ser suave, por lo que hay un poco de más inclinación de la deseada en curvas cerradas y una muy ligera tendencia al subviraje.

Ahí mismo, el sistema de tracción integral permanente nos deja claro que se enfoca más en evitar la pérdida de adherencia del auto en pavimentos mojados o con nieve, más que en un manejo deportivo, donde un diferencial central y/o diferenciales de deslizamiento limitado en cada eje son la mejor opción. La dirección es precisa y rápida, con una tendencia a suave, lo que lo hace muy cómodo en ciudad, pero no con tanto aplomo a ritmos elevados de velocidad. Con asistencia variable como la que tiene, sería relativamente fácil incorporar dureza ajustable acorde a la velocidad.

Contra Alemania

Con este nivel de calidad, equipamiento, buen manejo y seguridad, Mazda3 Signature se antoja como para rivalizar con pocos autos en el mercado. No contra un Cupra León, Honda Civic Type R o VW Golf R, tampoco contra un menos potente Peugeot 308 GTI que tiene mucho carácter deportivo.

Aunque Mazda dice lo contrario, nosotros estamos claros que este auto es rival directo de modelos como Golf GTI, que tiene prácticamente la misma potencia, caja de seis, motor turbo y aceleración, buscando tener mejor desempeño que un Golf normal, pero no como el deportivo Golf R. A su favor, el GTI es más rápido, pero es también mucho más caro y sólo tiene tracción delantera, justo donde este hermoso hatchback turbo sale a relucir con un muy buen comportamiento y mejor imagen general, al menos hasta que manejemos el nuevo GTI que aún no llega a México.

Por otro lado, también puede ser un rival (como producto), de modelos como Audi A3 (ya viene el nuevo), BMW Serie 1 y Mercedes Clase A, que en todos los casos son mucho más caros y no siempre nos entregan este nivel de potencia en versiones comparables. No es ideal, pero esta belleza bien puede quitarle clientes a esas marcas premium donde el emblema cuesta más de lo que quisiéramos.

Ficha Técnica

Motor: L4, 2.5 l, turbo, 227/250 hp
Transmisión: Automática de 6 velocidades, tracción integral permanente
Desempeño: Vel. Máx. 215 km/h
0-100 km/h: 6.1 s
Rendimiento: 14.9 km/l, tanque: 48 l, autonomía 715.2 km
Neumáticos: 215/45 R18
Seguridad: Siete bolsas de aire, ABS, EBD, ESP, RCTA, TPSM y BSM
Gama de precios: De 401,900 a 529,900 MXN
Unidad probada: Mazda 3 Turbo Signature: 529,900 MXN

También te puede interesar: Prueba de manejo Kia Forte GT
Información adicional: Mazda México

Mazda 3 Turbo

Nuevo Mazda 3 Turbo

Mazda 3 Turbo

1 COMENTARIO

  1. Yo creo que aunque sea el rival directo del gti y este sea tracción delantera , el Mazda 3 tiene atrás suspensión de barra de torsión y el golf gti multibrazo suficiente razón para manejarse mejor el golf, un motor más ligero , podrán acelerar igual pero en manejo si creo que el gti es superior

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí