Estos 4×4 están listos para superar cualquier terreno, pero ¿necesitan accesorios?

Pusimos a prueba algunos de los accesorios de Mopar para Jeep y Ram para ver si en verdad mejoran sus capacidades o si son sólo un capricho.

Este mes recorrimos varios kilómetros de terracería y caminos complicados probando parte del portafolio todoterreno actual de Stellantis. Durante horas tuvimos en nuestras manos Jeep Gladiator, Wrangler Rubicon y Ram TRX, vehículos verdaderamente capaces de fábrica y que por naturaleza están preparados para afrontar y superar diferentes tipos de escenarios como rocas, lodo, tierra, agua y, por qué no, hasta pistas de carreras. Por algo se denominan vehículos todoterreno. Incluso Jeep, que acaba de cumplir 80 años, tiene un ADN que nació de vehículos militares de exploración.

Sin embargo, muchos compran estos vehículos porque les gustan, no por lo que en verdad pueden hacer, y cuando usamos estos autos en situaciones corrientes y del día a día, como en la ciudad o carretera, no vamos a tener ningún tipo de inconvenientes.

Pero ¿qué pasa cuando, a propósito, nos ponemos aventureros y buscamos situaciones un poco más extremas? Muchos de estos son tan capaces que quizá nunca los llevemos al límite de las capacidades para las que están desarrollados. Pero para quienes quieren más, quizá la respuesta está en las modificaciones y personalizaciones.

Durante nuestro camino desde Ciudad de México a San Miguel de Allende, Guanajuato, pasamos por terracerías, riachuelos, lodo y algunas rocas. Y aunque esta ruta fue sencilla de superar para todos nuestros vehículos, la diferencia entre los autos que tenían más accesorios y los que no, fue evidente.

Nuestro Jeep Wranger tenía el paquete Off Road de Mopar, la marca de personalización y post venta del grupo. El todoterreno contaba con Kit de luces extra de cinco pulgadas, agarraderas delanteras y traseras, rines off road de 17 pulgadas, rieles anti roca y kit de levantamiento de dos pulgadas, entre otros accesorios.

La Ram TRX no se quedó atrás a pesar de que nunca usó ni la mitad de su potencia. También incluía el kit de luces, rines breadlock, kit de suspensión de dos pulgadas, placa protectora de suspensión, al igual que otros detalles estéticos para hacerla lucir aún más ruda.

Las modificaciones con elementos adicionales Mopar nos permitieron, en algunos casos, mejorar las capacidades de los vehículos. Si en verdad nos tomamos en serio eso de llegar al límite de la tierra y queremos evitar quedarnos atascados en nuestra travesía por lodo o arena, una suspensión más alta será mejor. Si queremos pasar por ríos, un snorkel nos ayudará a sumergirnos aún más sin afectar el motor y salir victoriosos. Pero, por otro lado, cuando las prestaciones de nuestro vehículo son más que suficientes, aún tenemos el sentido del gusto, y la personalización puede ser el camino. Hay una cantidad de accesorios que le podemos añadir estilo a nuestro auto y que luzca como queramos.

Esto es lo que en Stellantis se conoce como Moparizar, y la ventaja de hacerlo con el concesionario en lugar de nuestro garaje, es que todo el proceso, partes y calidad y garantías, están respaldados por la marca.Esto es tuning corporativo de alta gama, y claro, no es para todo mundo y mucho menos todos lo necesitan, pero si eres de esos que saben que una pulgada de suspensión puede marcar la diferencia entre cruzar o no, aquí está tu respuesta. Siendo honestos, cualquiera de los vehículos hubieran superado nuestra ruta con especificaciones de fábrica, pero con esos accesorios, simplemente fue más fácil.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí