Prueba de manejo Mercedes Maybach GLS 600: By appointment to her Majesty

Un buque de lujo digno de la realeza o de raperos extrovertidos por igual, con espacio y acabados como muy pocos autos del mundo pueden presumir y un apellido histórico que lo respalda.

Ahí arriba, en un lugar muy pequeño donde menos del 0.01% del planeta tiene acceso, hay un nicho relativamente nuevo y muy pequeño de SUV de súper lujo que inauguró Bentley con el Bentayga, le siguió muy pronto Rolls-Royce con el Cullinan, y ahora recibe al Mercedes-Maybach con el GLS 600.

En estricta teoría está basado en el GLS de Mercedes-Benz, por lo que no hay tantos aspectos diferenciadores como lo hacen el Cullinan en respecto al BMW X7, o el Bentayga respecto al Audi Q7. Aquí la cosa es mucho más parecida al modelo en el que se basa, de hecho, es exactamente el mismo, pero llevado al epítome del lujo y el espacio.

Lo Mismo Pero Diferente

Desde afuera es igual que cualquier GLS, excepto por algunos detalles relevantes. La parrilla es única y elimina la enorme estrella para simplemente dar paso a líneas verticales y elegantes. Además, es el único de Mercedes que incorpora el adorno de la estrella sobre el cofre, a la vieja escuela y como únicamente el Clase S lo hace también. Los rines de serie son de 22 pulgadas, pero por módicos 100,000 pesos extra pueden ser estos de 23.

Tiene un par de enormes estribos laterales de activación automática eléctrica que se esconden y desaparecen bajo la carrocería, pero que pueden tardar un poco en salir y, ocasionalmente, golpearnos la pantorrilla. Adicionalmente, porta los emblemas de la doble “M” de Maybach en el poste “C” y la carrocería se puede pedir con pinturas especiales, e incluso con un esquema de pintura bitono que llega con un precio de 250,000 pesos. Iluminación LED incluidos faros matriciales delanteros, no sólo lo hacen lucir bien, lo ponen al día en temas tecnológicos. Lo demás es un GLS como lo conocemos.

Ambiente Único

Para conseguir que un Mercedes-Benz pueda portar la placa Maybach, tomaron su modelo más grande y eliminaron la segunda y tercera fila de asientos, para en su lugar colocar dos tronos hiper cómodos que pueden casi convertirse en camas, mientras se disfruta de un ambiente súper aislado de ruidos y luz exteriores. Tiene hasta un refrigerador privado con capacidad para tres botellas de champán y opcionalmente un juego de copas especialmente diseñado para este modelo. La fiesta trasera sin necesidad de conducción, está garantizada.

La piel predomina en el interior, incluso en los lugares más innecesarios insospechados, como el fondo de los portamapas en las puertas, debajo de los asientos o hasta en el techo. ¡Todo es piel! Adicionalmente, se pueden pedir acabados en madera al alto brillo y el resto de las piezas y materiales son tan buenos como en un GLS. Sin embargo, y a pesar del precio, este Mercedes-Maybach no tiene algunas novedades que ya incorpora la nueva generación del Clase S, como las 13 bolsas de aire y el nuevo esquema de diseño al interior con dos pantallas separadas. Por otro lado, lo que el Clase S no tiene y este GLS 600 sí, es el espacio, con mucho mayor altura para la cabeza, para los brazos y los pies que incluso la versión larga de Clase S. Simplemente espectacular.

Mesas traseras para trabajar o comer, cargador inalámbrico atrás y adelante, puertos de carga USB tipo C en cada esquina, techo panorámico para las dos filas, aromaterapia e ionización del aire climatizado, cortinas de privacidad, tableta para operar todos los sistemas desde los asientos traseros, dos pantallas de infoentretenimiento traseras, asientos calefactables, enfriados y con diferentes masajes, y desde adelante el tradicional esquema de dos pantallas integrados bajo el mismo marco, excelentes materiales y equipamiento para aventar por la ventana.

Como siempre en este tipo de autos, en el asiento más privilegiado el trasero derecho, pues desde ahí se puede controlar el delantero, hacerlo más hacia delante y ganar espacio extra para las piernas al estar en la posición más inclinada.

Lo que no se ve

Bajo el cofre un enorme V8 de 4.0 l con dos turbos genera más de 550 hp, mismo que transfiere suavemente a las cuatro ruedas a través de una caja automática de nueve velocidades. La potencia es muy alta, sin embargo la electrónica ayuda a dosificarla para que ni siquiera en modo de manejo Sport sea agresivo. Las aceleraciones son contundentes, pero siempre progresivas, sin sonidos de escape escandalosos ni demasiadas vibraciones.

Es un tren motor con un sistema mild hybrid, y a pesar de que la electrónica le ayude a generar un poco de más potencia, en términos reales no se siente un ahorro de combustible.

Lo verdaderamente distintivo es el sistema de suspensión. Con amortiguadores neumáticos ajustables en dureza y altura, el Mercedes-Maybach GLS 600 se siente como una alfombra voladora. De hecho, dentro de los programas de manejo hay un exclusivo de este auto, el modo Maybach, que incluso suspende el uso de la primera velocidad en la caja para tener arrancadas mucho más cómodas, mientras coloca los amortiguadores en la posición más suave para que la experiencia, sobre todo desde la segunda fila de asientos, sea sublime.

Pero a pesar de que incluye el modo Off Road, no incluye el modo OR+, que generalmente está alineado al sistema e-active body control, extrañamente no disponible para México. Este paquete permite al GLS 600 tener dos modos de manejo extra: manejo en curva, que inclina la carrocería en contra de la fuerza centrífuga para suavizar el paso por curvas; y Off Road+, que no solamente eleva más la carrocería más, sino que incluye el Recovery Mode, ese famoso malabar de brincos subsecuentes diseñado para salir de atascos en lodo o arena, pero que más frecuentemente se utiliza para “bailar” con su SUV de 4.5 MDP.

Materiales, espacio, calma, privacidad, comodidad y sobre todo exclusividad, es por eso que un Maybach GLS 600 cuesta lo que cuesta. No hay que verlo como una adaptación de un Mercedes GLS, pues es mucho más, y eso lo hace único.

Ficha Técnica

Motor
V8, 4.0 l, bi turbo, 557 hp
Transmisión
Automática de 9 velocidades, tracción integral permanente
Desempeño
Vel. Máx. 250 km/h 0-100 km/h: 4.9 s
Rendimiento
7.6 km/l, tanque: 90 l, autonomía 687 km
Neumáticos
285/40 R23 del.; 325/35 R23 tras.
Seguridad
Nieve bolsas de aire, ABS, EBD, ESP, PA, ACC, LKA, AEB, ASR, BSDA y pre-safe
Gama de precios
De 1,789,900 a 4,489,900 MXN
Unidad probada
GLS 600: 4,259,900 MXN

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí